UN DÍA COMO HOY

Pienso en un día como hoy
hace mucho tiempo.
No sé si hacía sol, si nevaba,
si estaba lloviendo,
Escuché unas palabras de amor:
un hola, un quiero.
Abrí los ojos, miré al exterior:
estaba naciendo.
Y un calor me abrigaba el corazón
a mí, entero,
y con un llanto te respondí:
yo también te quiero.
Ya no lloro cuando te hablo,
cuando te veo.
Ahora sólo necesito tu sonrisa,
tu cielo,
tus caricias de sinceras palabras,
tus besos.
This entry was posted in Poema Estrófico and tagged . Bookmark the permalink.