HOY EL DÍA COMIENZA DISTINTO

Hoy el día comienza distinto.
Mi cabeza siento que la tengo
cerca del cielo
y mis pies son atraídos
lo primero de mí mismo
hacia el centro de la tierra.
Estoy de pie. Lo noto.
(Normalmente voy tumbado
a todas partes, tumbado
y dormido sin ganas de moverme).
Hoy Estrella puede estar contenta.
Pero hoy no es un día normal:
estoy al lado del mar.
su brisa llena mis pulmones
descongestionándome de melancolía,
su rumor me hace sentir
cómo se tensan los
músculos de mi rostro
(estoy sonriendo. Qué sensación
más extraña),
y su visión, su visión,
es algo que no puedo describir.
Va más allá de todo entendimiento.
Cuando estoy mirando al mar
creo, sinceramente, que no siento
nada,
es mi tao particular,
mi éxtasis privado,
mi orgasmo.
Sé que algún día estaré aquí,
perpetuo,
pero no sólo cuando muera,
vivo,
como los ángeles,
en su cielo,
como las estrellas,
en su paraíso,
como yo mismo
en mi mar,
y estaré sonriendo
a cada paso,
y estaré libre de toda melancolía,
y, aunque estaré lejos
de los que me quieren,
seré feliz.

This entry was posted in Libre and tagged . Bookmark the permalink.