TERREMOTOS OTOÑALES

Contenido, displicente,
veo cómo cae la lluvia
en este día señalado
por las rocas flotantes del letargo.

A lo lejos un beso, o dos,
o puede que ninguno
si el destino avanza a su favor;
o todos; o toda una coordenada del
espacio.

A lo cerca, la paciencia
que lentamente voy perdiendo, de luto,
de un breve estertor del tiempo,
de un verde pálido, casi blanco,
de dos mundos que al juntarse
forman otoñales terremotos
y purpúreos rayos.

Cauteloso, casi apagado.

This entry was posted in Libre and tagged , . Bookmark the permalink.