NOSFERATU

Deja de sentir
la sangre por la sangre,
la vida por la vida,
el oír de los ritos
por las calles
o por tu carisma.
La noche te hace fuerte,
te controla,
te somete,
te escucha,
te tranquiliza.
Olvida el sol como sol.
Ya no habrán amaneceres
como amaneceres,
sino como la defunción
del propio día.

This entry was posted in Libre and tagged . Bookmark the permalink.