LA TRAMPA PERPETUA

El mar pasa a ser
una trampa perpetua
de vagabundos y náufragos
en el momento difuso
de las olas contra los pies.

Las rocas aterrizan desgastadas.
La arena se despedaza
por las manos.
No hay dolor en las nubes
o en las palabras
y sí en el rumor ciego
y en los ojos calcinados.

This entry was posted in Libre and tagged , . Bookmark the permalink.
  • http://enelpaisdealiciamaria.blogspot.com/ Alicia Abatilli

    Las olas contra los pies, ese murmullo indescriptible y bello.
    Alicia