xvii

acércate a la ventana
y déjame ver
tu viento sobre el mar

Publicado en Poesía Insuficiente | Deja un comentario

ESPERANDO

Esperando a que el frío
de ahí fuera
se vaya rápidamente
hacia otra primavera
y me deje esperando,
sentado y en silencio,
a que pases de nuevo por mis ojos.

Esperando de nuevo esa sonrisa
que me regalaste
aquel viernes de marzo
cuando te di la mano
y palabra sobre palabra
nos engañábamos sedientos
en una conversación decente
sobre el mar.

Esperando que la brisa del mar
me azote
para siempre
en este rostro vacío de lágrimas
porque esté tranquilo,
tranquilo y en silencio,
esperando tu mano,
tu palabra,
tu sonrisa,
tus ojos.

Esperando, sí, esperando
que la espera se acabe
y empiece todo.

Publicado en Libre | Deja un comentario

MELANCÓLICO DE VERSOS

He estado contenido a una vida
de nostalgia
llena de dolor y desencanto.
Los días eran tristes
de sinceridad y soledad,
las noches, las noches,
las noches más de lo mismo.
Pocos han sido los que han caminado
a mi lado
cogidos de la mano
sin que les quiera soltar.
Para todos ellos que pasaron
está dedicado este poema.
Ahora estoy en un punto,
no sé si seguido o aparte,
como un descanso entre capítulo y capítulo,
donde son muy pocas las cosas
que me hacen sonreír.
Ni siquiera mi poesía
es libre de mis actos,
ni siquiera yo mismo
soy libre de mí.
Aturdido, débil, melancólico
de versos, de dicha
y de ti.

Publicado en Libre | Etiquetado | 2 comentarios

AYER A ESTA HORA

Ayer a esta hora
estaba disfrutando del mar.
Viento. Brisa. Olas.
Y mil palabras que brotan:
¡Libertad! ¡Libertad! ¡Libertad!

Publicado en Libre | Etiquetado | Deja un comentario

PEREGRINO HACIA MI PROPIA TRISTEZA

Peregrino hacia mi propia tristeza
viéndome tras un cristal opaco
cómo dejo pasar mi vida
entre buena dicha y mal tormento.

La primera fue larga, bella,
pero pasó finalmente de largo.
Lo segundo fue corto, no sé,
debería ser del todo bueno,

pero no ocurre como la dicha
porque me siento apenado,
mustio, de corazón lloroso,
dolorido de pesar y sufrimiento.

Publicado en Libre | 1 comentario

LABERINTO DE PALABRAS

Puedo perderme en un laberinto
de palabras
mientras escucho en la distancia
el latir de un corazón que antaño
amaba.

Tantas veces dejé pasar sus labios
escarlata
que ahora retrocedo por no enloquecer,
cierro los ojos por no morir
de nada.

Y la busco, la busco en mis recuerdos
y en mi cama,
pero no está, quizá se fue
de mi vida, de mi mente, de mis ojos y
de mi alma.

Sé que ahora estás leyendo este poema
tan callada
pues puedo sentirte en mi silencio
perdiéndome en mi propio laberinto
de
palabras.

Publicado en Libre | 1 comentario

LABERINTO

Puedo perderme en un laberinto
de palabras
mientras escucho en la distancia
el latir de un corazón que antaño
amaba.

Tantas veces dejé pasar sus labios
escarlata
que ahora retrocedo por no enloquecer,
cierro los ojos por no morir
de nada.

Y la busco, la busco en mis recuerdos
y en mi cama,
pero no está, quizá se fue
de mi vida, de mi mente, de mis ojos y
de mi alma.

Publicado en Libre | 1 comentario

MOMENTOS DE MELANCOLÍA

Cuando la soledad me embriaga
de un no ser y un no estar
es cuando menos ganas tengo
de hacer nada,
ni de tener, ni de estar.
Es en estos momentos
cuando dejo todo lo que estoy haciendo
y me pongo a escuchar el mundo,
cuando me pongo a pensar en las cosas que pienso,
cuando cierro los ojos, pero
me doy cuenta que los tengo abiertos.
Son momentos de una profunda
melancolía,
de una tristeza tan inmensa
que todo lo demás deja de ser lo que sea
y desaparece.
Alguna vez todo esto se transforma
en versos, otras muchas
son sólo vacío y silencio.

Publicado en Libre | Etiquetado | 1 comentario

CARTA DE AMOR

A ti, que mi vida te pertenece
desde ese día que el mortal destino
anudó nuestro accidental camino,
un camino que sin vida parece

pues mi vida ni late ni merece
una sola palabra, ni un buen vino,
ni un sólo dibujo, ni nada, sino
un silencio arropado que fallece.

A ti, que desde que te vi ese día
me siento solo, enfermo y más triste
llenándome de extrema melancolía.

A ti, que tus versos forman mi llanto
porque no ves que desde que me viste
cambió mi herida piel por mi quebranto.

Publicado en Soneto | Etiquetado | Deja un comentario

POEMA DE AMOR

(Parte tercera)

Pero pasó el tiempo,
tanto-tanto tiempo,
que el destino quiso
que los dos
nos juntásemos
en un mismo espacio
y todo cambió,
de repente,
todo cambió.

Publicado en Libre | 1 comentario