ES PORQUE ES

No es por todos esos pensamientos
que me envuelven cuando estoy lejos
ni por los sueños que visito mientras duermo.

No es por la falta de sueño
cuando se acerca el día
ni por la concentración que se escapa entre mis dedos
haciendo del estudio un momento vacío.

No es por los nervios del día antes
ni por la preparación del viaje,
aunque un poco de culpa sí tiene la compañía.

No es por el camino, ese camino largo
que transcurre departiendo con personas
que aman lo mismo que yo.

No es por el momento en el que veo en el horizonte
la franja azul del mar.

No es por el intento de dormir forzando
inútilmente
una relajación que de ese modo no llega,
ni por el amanecer apenas descansado ni dormido
en el que me levanto y sonrío.

No es por compartir la preparación del equipo,
los cachiperres que dice mi amigo,
la lucha con el neopreno,
las comprobaciones con el compañero,
unos estiramientos,
queda poco.

No es el viaje hasta llegar a pocos centímetros del agua,
aunque,
si es por barco,
ayuda mucho a que sí sea,
y más si el mar está contento.

No es por tirarme y sentir la primera gota de mar
atravesando la espalda, tan fría
que consigue darme un escalofrío de dicha.

No es por sentir que el neopreno se adhiere a mi cuerpo
y deja de ser tan asfixiante y molesto
hasta llegar casi a desaparecer.

No es por el momento en el que todos nos miramos,
señalamos al centro de la tierra y
el cielo desaparece para que el agua
pase a ser todo lo que vean nuestros ojos.

No es por el momento del descenso viendo cómo el fondo
va apareciendo lentamente con sus millones de detalles
ni por el silencio sólo perturbado por el ruido
de las burbujas de aire buscando erróneamente
su destino en el mar.

No es por la sensación de ingravidez con tanto peso
ahí desconocido
ni por un punto neutro en el cual sí miras hacia arriba
no subes
y si observas el fondo
no bajas
y te mantienes flotando, deslizándote despacio
entre aleteos y corrientes.

No es por toda la vida submarina,
desconocida vida a la vez que bella,
ni por la extraña orografía vista por muy pocos,
ni por los tristes barcos hundidos,
altivos en otras vidas, grandes surcadores de océanos antaño,
hogaño observadores silenciosos de divertidos peces curiosos
y extraños buceadores.

No es por todo esto como un conjunto del todo.

Es porque es
donde mis problemas desaparecen,
donde soy feliz.

Publicado en Libre | Etiquetado | 3 comentarios

OTRO DÍA PENSANDO XXVI

Demasiada soledad.
Demasiada soledad
para una mente cuerda.
Demasiado tiempo pensando
en quien quizá no deba pensar.
Demasiado tiempo pensando.
Demasiado tiempo
sin ver el mar.
Demasiado silencio.
Demasiado silencio
en un mundo que no para de llorar.
Demasiado slencio
cada vez que pienso
en quien quizá no deba pensar.
Demasiados pensamientos
llenos de demasiado silencio.
Demasiados pensamientos
llenos de silencio
y de aquella persona
en quien quizá no deba pensar.
Demasiados pensamientos.
Demasiados pensamientos
sin ver el mar.
Demasiado tiempo.
Demasiado tiempo pensando
en quien quizá no deba pensar.
Demasiado tiempo.
Demasiado tiempo pensando
en la propia soledad.
Demasiado tiempo esperando
en verla a ella en el mar.
Demasiados pensamientos.
Demasiado silencio.
Demasiada soledad.
Otro día pensando
en quien quizá no deba pensar.
Demasiados pensamientos.
Demasiada distancia.
Demasiada distancia
hasta el mar.
Otro día pensando en ella.
Otro día en soledad.
Demasiados pensamientos.
Demasiada tristeza.
Demasiado silencio
en mi mundo sin parar de llorar.
Demasiado tiempo pensando
en quien quizá no deba pensar.

Pero no puedo
dejar de hacerlo.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

OTRO DÍA PENSANDO XXII

Demasiada tristeza.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

SE FUE MI ÁNIMO

Se fue el sol tras la luna llena.
Se fue el día con la noche.
Se fue la aurora. Se fue la mañana.
Se fue la luz del cielo y de los coches.

Se fueron las calles y los gritos.
Se fue el llanto de las voces.
Se fueron las risas alocadas
aunque escucho la suya de anoche.

Se fue mi dicha. Se fue mi canto.
Se fueron todas mis ganas de llover.
Ya no tengo alma. Estoy muerto.
Estoy muerto sin ganas de volver.

Se fue mi ánimo, marchito.
Se fue mi sombra que entre
las sombras se esconde.
Me fui yo mismo, acobardado,
entristecido, casi dormido,
por una vida que me dejó
no sé cuando, no sé donde…

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

OTRO DÍA PENSANDO XXI

Otro día pensando en ella.
Otro día en soledad.
Demasiados pensamientos.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

OTRO DÍA PENSANDO XX

Demasiada distancia.
Demasiada distancia
hasta el mar.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | 1 comentario

OTRO DÍA PENSANDO XIX

Demasiados pensamientos.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

OTRO DÍA PENSANDO XVIII

Otro día pensando
en quien quizá no deba pensar.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

OTRO DÍA PENSANDO XVII

Demasiados pensamientos.
Demasiado silencio.
Demasiada soledad.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario

OTRO DÍA PENSANDO XVI

Demasiado tiempo esperando
en verla a ella en el mar.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado | Deja un comentario